La verdadera historia de Olentzero y Mari Domingi

December 24, 2018

¡Felices fiestas!

 

En estas fechas tan señaladas me llena de orgullo y satisfacción :) presentaros a Olentzero y Mari Domingi... porque seguro que sois muchos los que recibís sus regalitos pero no sabéis de donde vienen sus historias.

Así que aquí tenéis una historia para esta noche de nochebuena:

 

Según la leyenda Olentzero fue un niño huérfano abandonado en el bosque, al cual encontró Amalur (la madre tierra).

Amalur sabía que cerca de ese bosque vivía una pareja de campesinos muy trabajadores y muy buenos y decidió dejar al niño con ellos para que le criaran.

Pasaron los años, Olentzero creció feliz con la pareja de campesinos y cuando fue adulto se hizo carbonero.

Cuando tenía ratos libres de su trabajo de carbonero le gustaba bajar al pueblo a saludar a los vecinos y pasar por casa de unos niños huérfanos a llevarles regalos ya que era muy generoso.

Una tarde cuando bajaba hacia el pueblo se dio cuenta de que salía humo de la casa de los niños huérfanos y corrió hacia allí para ayudar. Entró a la casa que ardía en llamas y sacó uno a uno a todos los niños que estaban dentro, pero al rescatar al último de ellos, cayó desplomado a la puerta de la casa.

Amalur que vio lo sucedido decidió convertirlo en inmortal por su valentía y generosidad y para que pudiera cuidar de los niños para siempre.

Desde que esos niños se hicieron mayores, Olentzero cuida de todos los niños y una vez al año les lleva regalos en el solsticio de invierno.

 

Años más tarde, conoció a Mari Domingi, una mujer campesina muy generosa que vivía en un caserío cercano y también “mágica” como él. A pesar de no saber mucho de la historia de Mari Domingi y de que no quieren aclararnos cuál es el vínculo que les une, sabemos que los 2 comparten la alegría de hacer felices a los niños yendo a saludarles a sus casas acompañados de regalos. 

 


Desde Mariposas en invierno queremos hacer un homenaje a Mari Domingi creando un look basado en su característico atuendo compuesto por ropa tradicional vasca y su original gorro en forma de caracol.

Si queréis recrear este look para dar una sorpresa a los más pequeños, hay 3 elementos básicos que no pueden faltar: albarcas con calcetín gordo, falda de arrantzale y lo más importante su característico gorro.

 

 

Os dejo nuestro look homenaje a este icono navideño, con nuestros mejores deseos.

¡Felices fiestas a todas, Mariposas!

 

 

Falda: Mariposa Arrantzale de Mariposas en invierno